martes, 28 de diciembre de 2010

Día 3


Hay rutinas muertas que ejercemos por hábito
dijo el político
y entonces presté atención a mi alrededor:
salas de espera sin reloj
buenas tardes, buenas tardes
"Maria Fernandez, detrás de Francisco Lozano...
Listas de nombres y ausencias vendadas
que se enredan con alegrías sin resolver.
A tí te está dando por venirte a la vida
y para mí es un día perfecto para morir:
hoy lo he amado TODO.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Día 4




No me acuerdo cómo fue el final,
sólo que había imágenes muy buenas
pero todo iba demasiado rápido.

Tú me tocabas de más
yo te miraba de menos,
mientras se te escapaba la noche
inventándote pestañeos.

Me colé en tu espectáculo vital.
Te dejé ser y tú fuiste más tú que nunca.

Desde la lejanía existencial
todo se vuelve más nítido,
y los recuerdos,
mezclados con la niebla
de los cigarros que agonizan,
me escupen que ya son pasado.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Día 5


Preguntaba por pisos de alquiler,
tropezó con un dolor en la costilla.
Ansiaba amor por los bares
y se encontró una úlcera de deseo.
Subía al piso desde donde nadie podía verla
y bajaba a llorar al gimnasio
confundiendo lágrimas con sudor
y sentimientos con pulsaciones.
Desde arriba,
resultaba todo tan irreal
que ese primer te quiero
le sonó a estamos cerrando.
Pero una vez se sentó en el sótano
sin más horizonte que los horrores de su pasado,
se abrazó con la sombra de mi presente
y me susurró su desgracia al oído.
Bienvenida a la vida, querida,
el amor y la violencia,
no tienen escenario.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Día 6


Buscaba una letanía a la que aferrarme
un mantra que repetir
rezos que consolaran
y rosarios sin bolas chinas.

Pero la chamana vino a decir
"Libertad es soledad"
y los escoltas de mi corazón
se tomaron el día libre
para predicar en vertederos.

Hoy creo en los milagros
he vuelto a ver destellos en tu mirada.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Día 7


Sólo son paranoias sociales
Estractos inventados
Esquejes y brotes
Abrazos, debates.

Amores de farolas
y mesías de salón en bata.

Ha de surgir todo
Porque la nada no me invada.
Para conocerse uno,
Para poder ver el mundo
Para salvarse.

No es fácil ser uno mismo mas que muerto.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Día 8


Si no te hubiera conocido
hubieran muerto de inanición
los pájaros de mi cabeza.
Si no hubiera vivido contigo
no tendría el corazón repleto de parches de bragas ajenas,
no tendría zarpazos en la memoria;
pero tampoco hubiera vivido.
La vida es dolorosamente jodida
para andar tirando amores
como ceniceros por la ventanilla del coche,
y sigo conduciendo sin carnet
escuchando Dean Martin
por la Toscana de tus caderas.
Desafiando al amor
desafiando a la vida.
Se te está llenando el pasaporte de pensamientos míos.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Día 9


No venden tiritas que protejan heridas en carne viva
Hay que dejar que les de el aire
que cautericen los tragos del pasado.

Pero a veces llueve más dentro que fuera
y otras veces,
los noviembres se repiten
como una comida familiar de postre amargo.
Tu y yo no hemos encontrado la armonía
porque no existe compás que siga tus pasos.
Un dos tres, un dos, un dos tres...
Mientras,
yo,
de uniforme heredado,
subida a la tapia,
intento descifrar tus mismas notas desordenadas
de siempre.
Suspenso en religión.
Sobresaliente en conocimiento del miedo.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Día 10



No pienso dejar ni una esquina
de tu callejero sin besos.

Saludaré a la cámara
brindaré cada uno a la salud de la censura
y te miraré de reojo cuando te des la vuelta.
He aprendido a tragarme palabras,
a resucitar muertos, hablar con mis fantasmas,
a desnudarme sólo cuando no me lo pedían,
vestirme de más y discutir en silencio.
Me podrías haber hecho desaparecer
pero era cómodo tenerme entre tus metas
de fantasías de otoños infinitos,
manos frías y caminos de tierra.

Te lo advierto, no pienso dejar ni una esquina
de tu callejero sin besos
y no tengo gps.

lunes, 4 de octubre de 2010

Día 11


Perdiste una muela por hijo,
y aunque oculta,
desdentada ante la vida,
decidiste probar bocado
con la mirada velada
las manos sabias
y el paladar virgen.
Mmmmm m m m susurrabas,
tarareando un Wish you were here,
cubierto por una cortina de fondo
sobre tu pasado inmediato
y mis deseos presentes.

Fuimos dos novias de luto
elijiendo mortaja
en un probador de La Perla.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Día 12


Siempre hay historias bonitas,
sombras en las esquinas,
silbidos en el parque,
sms obscenos,
toallas en el maletero,
secretos pervertidos,
canciones de adolescencia,
y velas de cumpleaños.

Pero recuerda que
cuando seamos partículas
y nuestro pulmones se obstruyan para siempre
respiraremos profundo.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Día 13


Pasos de cebra sin concesiones

Vivir duele con el olor a humedad
penetrando en cada uno de los silencios
que representan nuestras angustias.
Es cuestión de crear corrientes
como arquitecturas sabias
de sentimientos que no llaguen.
Suena un teléfono. Es un mensaje vacío.
Almacenamos miles de ellos.
Te intuyo detrás de tu escondite negro y te conozco.
Ventilas almas al abrir diálogos
y pestañeas andanadas de sol en mis pasados perfectos.
Tu oscuridad me deslumbra.
Tu abaya no me permite ir más allá,
pero el viento que provocas al pasar
no diluye las agonías,
sino que dulcifica la espera del tacto.
Mi imaginación no está de Ramadán.
A tí te querría ver en la calle,
ese lugar prohibido para tus emociones
y sin embargo, templo divino de mis juegos.
¿Qué pasaría si esta ciudad se diera la vuelta y contara hasta diez?

domingo, 15 de agosto de 2010

Día 14


Rescataron la caja negra.
Allí estaban los suspiros del silencio
más de cien lágrimas de almohada,
y los latidos bajo la camisa de fuerza.

Rescataron la caja negra.
Estaba la esencia al completo;
la que portaba antes del abismo
cuando las palabras no pesaban como culpas.

Alguien encontró la maldita caja
y quedó muda y distante.

Sin miradas cómplices,
sólo fundidos en negro,
imitaciones de vidas ajenas
y desastres humanitarios en el corazón.

Se le vino la ausencia entera
y permaneció el cuadrado al cubo
con recuerdos a rebosar en una cerradura oxidada
para una llave que se tragó hace años.

Desaparecen las personas,
pero quedan sus armarios repletos
como agujeros negros del dolor.

viernes, 30 de julio de 2010

Día 15


Dónde acaba el personaje
dónde empieza el yo,
la última máscara de un agridulce carnaval.
Parir una pena por la boca
y un hijo por el coño.
Ambos dejan cicatrices
y una mirada con eco en un acantilado.

Una princesa descalza y con un futuro perdido
pidió a los gorriones que creyeran en su cordura.
Pero las princesas no duermen
no sueñan con sus propios sueños;
fabrican durante toda la noche
las historias que viviremos los que las admiramos
mientras se hinchan a vozkas con naranja.
Así son ellas. Así sus personajes.

lunes, 5 de julio de 2010

Día 16


Pensé no ser capaz de escribir nuestra historia.
Un amor de 3 horas. Toda una vida.
"Por favor vaya lo más lento que pueda" dije al taxista.
Y detuvo el tiempo,
el tráfico,los semáforos.
Huelga general en tus ojos
que no sabían esquivarme.

Qué sabe de minutos el deseo
Qué entiende de carne la soledad
Sólo unos hijos que no te pedí
demandaban el beso que tú me negaste.
Ya nos veremos en el mismo ring
con idéntico peso vital
e igualdad de condiciones.
Se abren las apuestas,
mi paga extra a la copla de maldeamores.

domingo, 27 de junio de 2010

Día 17




Llegar a casa es oler a hogar,
quitarse los zapatos
saber encontrar con los ojos cerrados
y sentir abrazos en el umbral después de una cena con amigos.

Llegar a casa es pensar en meterse en la cama
es una ducha calentita después de un día horrible
es una intimidad buscada
y un rincón que habla de tus perversiones.

Llegar a casa es volver a los recuerdos,
a los proyectos.
Tirarse sobre el sofá más cómodo que existe
y bajar las persianas en días de malas madrugadas.

Llegar a casa también es contemplar fotos de los ausentes
con sus sonrisas de vacaciones.
El baño en el que echas las horas
Los ruidos que nadie escucha
Cantar en alto en el pasillo
Y pasear sin ropa para coger algo de la cocina

El sábado encontré mi hogar en tu mirada,
desde entonces tengo el corazón (y el estómago) bajo cartones.

jueves, 24 de junio de 2010

Día 18


La vida sólo iba de ésto
aunque te empeñaras en mirar para otro lado.
Vivir como si fuéramos inmortales
morir como si nunca hubiéramos vivido.

lunes, 7 de junio de 2010

Día 19


La tierra se abría en dos
y a mí se me ocurrió pedirte otro beso.
Hoy, nuestra historia de amor
se ha vuelto a inmolar en las noticias
mientras tú sigues pensando que
sólo hemos encendido una cerilla
una tarde de mucho viento.

Me gustan las catástrofes sentimentales
y a tí meterme mano en el coche.
Lo nuestro no tiene buen futuro inmediato
pero en este exilio de deseo
y a estas alturas de la película
no queda nada que no hayamos perdido.

lunes, 31 de mayo de 2010

Día 20


Entre tu pierna y mi mano
hay un abismo inabarcable;
mayor que mis ganas de verte,
inverso al tiempo que resisto tus pupilas
y directamente proporcional a mi transparencia.

Tu piensas en cantar temas
y yo en enmarcar un pentagrama con tus silencios.

Dos realidades convergentes
en una irrealidad paralela.
Porque es olerte
y pensar en besarte,
sentir cerca tus pies
y necesitar un espacio nuestro.

Un rechazo a lo ajeno
y nostalgia de lo eximido.

Podría decirte todo mucho mejor
pero cuando te veo,
sólo puedo contar los lunares de tu cuello.
Y siempre son seis.

domingo, 30 de mayo de 2010

Día 21



Tu melena indicaba sur
pero mientras unos tiran para el monte
tú brujula exigió el norte.
Las ideas entre líneas se te suceden
Te habitan
te dominan
te guían
me seducen.
Tu gramática se sitúa por encima
de las agujas del reloj
y tus caderas, planetas de mi universo,
giran alrededor de mi ombligo.
Contigo soy el sol.

Ayer nos dio por probar el énfasis,
hoy no hemos encontrado el camino de vuelta.

Día 22


El huerto y la vida
el camino con su cementerio
las morujas, la charca.
Las cartas quemadas de la guerra
con sellos de dictadores muertos.
Ayer el lobo volvió a matar un cordero
y no lo creí, santa tomasa.
Después vi los restos del festín
y entendí la naturaleza.
Tú te agachas a coger perejil
y yo abro la bolsa, que son los recuerdos
que acumula un leve espacio
entre los huesos de mi cráneo.
Los mismos que alguien chupará
como el abuelo y los tuétanos.

Cualquier tarde me pongo a escribir nuestra historia,
cualquier noche te lo explico.

viernes, 28 de mayo de 2010

Día 23


Nunca he llamado a tu puerta
pero siempre he sabido el camino a tu cama,
como abrazada a un amor.

jueves, 13 de mayo de 2010

Día 24


Hubo un tiempo en el que compartimos la propiedad de la palabra amor.
Pero el amor no tiene propietario
ese fue el fallo
ese fue el problema,
creérselo.
Me dijiste que nuestra historia sólo estaba escrita en los buenos libros de amor.
Pero no.
Nuestra historia es de las que duele tanto escribir
que hay quien no se atreve ni a vivirla.
Pero tú sí.
Valiente.
Valiente.
Valiente.

Después llegaron los parches de nicotina
los coches de Vallecas
el mapa de China en mi mente
las miradas de más, las manos de menos
y las camas estrechas.

Pero eso ya nada tiene que ver con el amor
sólo es un hilo que separa tu vida de mi muerte.

viernes, 7 de mayo de 2010

Día 25


La memoria está sobrevalorada.
Menos mal que tú y yo
somos dos peces que nos reconocemos a cada instante.
Porque tener memoria es jugar con ventaja
y a cada esquina le puse tu nombre por puta.
Eso sí, sigues llevando abrigos que no te pertenecen en invierno
y sombreros imposibles en verano.
Luego no me vengas con que tú eres quien eres
y yo soy quien soy.
A veces,
no nos pertenecemos.
Y eso,
nos puede llevar toda una vida aceptarlo.

miércoles, 28 de abril de 2010

Día 26



Te preguntaron si ventana o pasillo
y respondiste que caja negra
para guardar los recuerdos
para salvar las palabras.

Pero las palabras no nos pertenecen
aunque las cambiemos por vida
vino
besos.

Es tu mirada hipnótica con copyright
y ciertas consonantes que abren semáforos
lo que me llevó a pasarte la mano por encima...

y la rozaste con la levedad contenida del deseo.

No sé si fue antes o después,
a veces todo sucede en el miedo
en ese espacio de nadie
en ese lugar de todos.
Porque yo deseaba tocarte de más
y tú me abriste los balcones de tu cama
mucho antes de que el poeta acabara su cuento.

Lo que no sabes es que hay poemas que nunca terminan
y tú me pediste uno de esos.
No sé estar a tantas cosas a la vez y casi nunca a la altura
pero hay noches que cambian vino por versos
y caricias por ronroneos.

martes, 20 de abril de 2010

Día 27



Me gusta verte y nunca saberte.
Quedarme en la mitad de mi inquietud
y sugerirte.

Inseguridades de un bonometro agonizando,
certezas de un aliento
y miradas perdidas en un pasado impreciso.

Si nos encontramos a solas algún día por tu esquina
recuérdame que te debo un poema no escrito,
una verdad silenciada por el pudor,
un sombrero repetido
y una frase hecha a destiempo.

Porque los nervios, hambrientos de palabras
y fugitivos del silencio,
se sitúan entre tus barreras y mi ironía...
Y es que hay ciertas cosas que no se pueden decir en alto
y todas empiezan por tus rizos.




la foto es de ella

sábado, 17 de abril de 2010

Día 28


Hay conversaciones que empiezan mal
y otras que acaban bien;
las hay imprecisas
en las que no quieres hablar,
otras en las que sólo quieres sacar algo en claro
y muchas en las que no quieres arreglar el mundo
-y menos el tuyo-

Sólo sé que esta vez yo empecé hablando de monjas
y tú terminaste callada en mi cama.

miércoles, 14 de abril de 2010

Día 29


No sé cómo funcionan las herencias
pero sí lo que cuesta ceder tu territorio.
Ya vendrá la muerte a decirnos
de que va ésto de la vida
mientras la espero a puerta gayola
contando cada esquina de tu nombre.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Día 30


Tu sueñas conmigo
pero yo vivo sin tí
buscándote un nuevo orden
en mitad de mi caos.

martes, 30 de marzo de 2010

Día 31


La sonrisa partida
el corazón entero
el optimismo hecho carne,
sabiduría de puchero.

Dardo en la mirada
lucidez en el hecho mero
esquivas bien las palabras
cuando el viento es de crucero.

Y salió tu pelo a caminar
enredado en mis pasos de cielo
que no hay calle que no susurre tu nombre
ni trenzas en mi corazón maltrecho.


P.D: La próxima vez que te vea
quiero ser electricista
o musa del cartelista del cine X.

lunes, 22 de marzo de 2010

Día 32


Sé que no seré la única mujer de tu vida.
sé que no seré la única.
sé que no seré
y no sé qué seremos.

Yo perdí un amor
y tu perdiste una guerra.

Aun nos quedan batallas
hasta conquistar la muerte.
Pero cuando llegue el momento
no nos enteraremos,
será en mitad de un orgasmo
o en la cima del Monte Perdido.

Esta ciudad camina por mis venas
y tú circulas en dirección contraria.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Día 33


Nos encontramos en la misma esquina
5 años después.
Yo portaba una nueva arruga
que delataba mis noches de insomnio y risas
y tú un evidente agujero en el corazón
que te cruzaba la cara.
Nos chocamos con el cruce de ráfagas de viento
que sólo sucede en determinadas noches y recovecos.
Y cuando interpreté tu mirada,
pensé en mi infancia
e intenté calcular todos los rombos que se podrían haber ahorrado.
Una cerveza, ¿no?
Me sorprendío que te fijaras tanto en las nubes
y que ahora te reconfortara escuchar discusiones ajenas.
Qué daño te ha hecho el tiempo
pero qué bien te siguen sentando las ojeras.

lunes, 15 de marzo de 2010

Día 34


Aunque me absorba el metro cada mañana
estoy en el pueblo;
aunque recorra tu cuerpo por el paso de cebra
estoy en el pueblo;
aunque me siente en la silla,
mire el reloj de Telefónica por la ventana,
encienda el ordenador
y responda a 50 emails,
estoy en el pueblo.
Porque estar en el pueblo
es un privilegio de mi conciencia
y cuando estoy en el pueblo
estoy al margen de la realidad...

y, casualmente, en la otra punta de tu corazón.

martes, 2 de marzo de 2010

Día 35



Noche, almuecín
y gallos como lamentos.
Hay que reeducar los sentidos
en los lugares de amor compartido.
Asilah ya no olería a nada
si no creyera en la razón de la existencia;
sólo hay que asumir que nosotras,
las de entonces,
las que habitamos este escenario,
no conocemos a las de ahora.
Porque el vacío que deja la ausencia
lo rellenamos con fonemas,
pero los olores...
tus putos olores permanecen.

lunes, 1 de marzo de 2010

Día 36



Sólo sé que tienes nombre tocayo
que eres abogado
que tu pelo es un despropósito sin peine,
que tu acento se involucra en la historia,
que te vistes así para gustarte
y que me buscas con la mirada cada vez que nos encontramos.

Ya sólo falta que dejes de venir acompañada,
que odies el concepto hogar
que tengas amigos insufribles
que te guste ver por la tele las olimpiadas
y que pienses que los walkie-talkie son el mejor invento del mundo.

jueves, 11 de febrero de 2010

Día 37


Me dijo "amo mi oficio",
y nos imaginé en la Piazza Nabona charlando sobre arte.
Pero no,
él era taxista
y marcaban las 4 de la mañana en su reloj digital.
Sonaba Dvorak en la radio,
y cuando me dijo son 7, 95,
supe que me había convertido en su tripulante favorita de los últimos tiempos.
Le dije que me inspiraría un poema,
pero me dio vergüenza preguntarte el nombre.
Al fin y al cabo,
el nombre es lo menos propio que tenemos.

viernes, 15 de enero de 2010

día 38

Tu silencio hace ruido.

Me duelen los huecos vacíos
la ausencia de olores
el tacto
los buenos días y las malas noches
la sencillez del infierno,
o la lucidez de las madrugadas.
Los medios dientes y las verdades enteras.

Voy a pelo y
Tu silencio hace ruido
tic tac tic tac

miércoles, 13 de enero de 2010

Día 39


Tu me piensas en Tiffany's
pero yo a tí detrás de cada muslo
existente entre mis ojeras y tus pupilas.
A veces uno agradece que le crucen el alma con una buena hostia
y así poder explicar todo lo nunca dicho.
Por las frentes marchitas, los infiernos acomodados,
los tragos del pasado...
por la sangre acumulada
y los insultos en forma de sonrisa.
Gracias por esa mirada que duele
y por tus abrazos envueltos en marihuana.
De la torpeza bucal, los semáforos en rojo y
los gatos negros ya hablaremos,
pero antes,
concédeme este baile.

lunes, 11 de enero de 2010

Día 40


Sí, me equivoqué,
invité a muertos a una fiesta
y a la vida que apareció le cambié el nombre.
Pero ya sabes que vengo del mono
y voy a la tierra.
No me pidas coherencia vital.
Y menos a estas alturas de la noche.