miércoles, 31 de marzo de 2010

Día 30


Tu sueñas conmigo
pero yo vivo sin tí
buscándote un nuevo orden
en mitad de mi caos.

martes, 30 de marzo de 2010

Día 31


La sonrisa partida
el corazón entero
el optimismo hecho carne,
sabiduría de puchero.

Dardo en la mirada
lucidez en el hecho mero
esquivas bien las palabras
cuando el viento es de crucero.

Y salió tu pelo a caminar
enredado en mis pasos de cielo
que no hay calle que no susurre tu nombre
ni trenzas en mi corazón maltrecho.


P.D: La próxima vez que te vea
quiero ser electricista
o musa del cartelista del cine X.

lunes, 22 de marzo de 2010

Día 32


Sé que no seré la única mujer de tu vida.
sé que no seré la única.
sé que no seré
y no sé qué seremos.

Yo perdí un amor
y tu perdiste una guerra.

Aun nos quedan batallas
hasta conquistar la muerte.
Pero cuando llegue el momento
no nos enteraremos,
será en mitad de un orgasmo
o en la cima del Monte Perdido.

Esta ciudad camina por mis venas
y tú circulas en dirección contraria.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Día 33


Nos encontramos en la misma esquina
5 años después.
Yo portaba una nueva arruga
que delataba mis noches de insomnio y risas
y tú un evidente agujero en el corazón
que te cruzaba la cara.
Nos chocamos con el cruce de ráfagas de viento
que sólo sucede en determinadas noches y recovecos.
Y cuando interpreté tu mirada,
pensé en mi infancia
e intenté calcular todos los rombos que se podrían haber ahorrado.
Una cerveza, ¿no?
Me sorprendío que te fijaras tanto en las nubes
y que ahora te reconfortara escuchar discusiones ajenas.
Qué daño te ha hecho el tiempo
pero qué bien te siguen sentando las ojeras.

lunes, 15 de marzo de 2010

Día 34


Aunque me absorba el metro cada mañana
estoy en el pueblo;
aunque recorra tu cuerpo por el paso de cebra
estoy en el pueblo;
aunque me siente en la silla,
mire el reloj de Telefónica por la ventana,
encienda el ordenador
y responda a 50 emails,
estoy en el pueblo.
Porque estar en el pueblo
es un privilegio de mi conciencia
y cuando estoy en el pueblo
estoy al margen de la realidad...

y, casualmente, en la otra punta de tu corazón.

martes, 2 de marzo de 2010

Día 35



Noche, almuecín
y gallos como lamentos.
Hay que reeducar los sentidos
en los lugares de amor compartido.
Asilah ya no olería a nada
si no creyera en la razón de la existencia;
sólo hay que asumir que nosotras,
las de entonces,
las que habitamos este escenario,
no conocemos a las de ahora.
Porque el vacío que deja la ausencia
lo rellenamos con fonemas,
pero los olores...
tus putos olores permanecen.

lunes, 1 de marzo de 2010

Día 36



Sólo sé que tienes nombre tocayo
que eres abogado
que tu pelo es un despropósito sin peine,
que tu acento se involucra en la historia,
que te vistes así para gustarte
y que me buscas con la mirada cada vez que nos encontramos.

Ya sólo falta que dejes de venir acompañada,
que odies el concepto hogar
que tengas amigos insufribles
que te guste ver por la tele las olimpiadas
y que pienses que los walkie-talkie son el mejor invento del mundo.